El tiempo en Praga varía mucho en función de la estación del año. Las temperaturas extremas hacen que a la hora de la planificación del viaje el clima sea un factor muy importante a tener en cuenta.

El verano en Praga

Aunque si miramos los registros históricos vemos que la temperatura media en agosto son 17º, hay veranos como en 2007 que se llegó a los 40º. El calor húmedo, junto con la gran cantidad de turistas, puede llegar a ser un poco agobiante.

La mayor ventaja es el mayor número de horas de sol disponibles para hacer las visitas turísticas. Es la época más lluviosa en Praga.

Primavera y otoño en Praga

Primavera y otoño son las mejores épocas para visitar Praga, especialmente nosotros recomendaríamos mayo y junio, donde las horas de día y la temperatura media son las más compensadas. Como consejo, debéis llevar algo para la lluvia, en estos meses llueve bastante. Como último mes para no pasar frío, octubre.

Praga en invierno

Época no recomendada para la gente que no disfrute pasando frío, las temperaturas medias son de 0º e incluso bajo cero, habiendo máximas de 2º a 5ºC. Por otro lado las reducidas horas de sol pueden empeorar el viaje. Lo mejor del invierno es ver la ciudad nevada (y el río helado).